Los grandes olvidados este año en los premios

En los últimos años, empiezo a preguntarme porqué ciertos sectores: guionistas, y algunos actores y actrices no son tenidos en cuenta para ciertos premios.

0
342

Como escribí hace poco en esta misma web, casi todos los años cuando voy a ver los nominados en diversas categorías: siempre me llevo una pequeña y muchas veces desagradable sorpresa.

En los últimos años, empiezo a preguntarme porqué ciertos sectores: guionistas, y algunos actores y actrices no son tenidos en cuenta para ciertos premios. Todo ello a pesar de que sus series gozan de una gran fidelidad semanal que probablemente no tengan tanta fidelización y audiencia las plataformas ni las series de cable.

Los guionistas

En pleno siglo XX sigo sin entender que en premios importantes, los Feroz en la categoría de series, los Fotogramas, se hayan olvidado del que para mí, es sin duda, el alma de cualquier serie: los guionistas. Ellos son los que se tienen que hacer encajes de bolillos para hacer la cuadratura perfecta: emocionarnos, mantenernos con el corazón en vilo, hacer que nos mordamos las uñas durante 6-13 capítulos.

Se ha dicho muchas veces, por parte de los directores, que las series son películas para televisión. Y no es así, las series no son el hermano menor del cine. Ellas, nuestras series, tienen entidad propia y en muchos casos: más público que nuestro propio cine. Y eso se debe en parte porque tienen alma. Creo que va siendo hora de que los grandes premios: reconozcan la labor de estos genios, cuyas ideas, a veces locas, a veces arriesgadas, congregan frente a la pequeña pantalla o frente al ordenador: a un público que suspira y vibra con cada diálogo.

¿Sería lo mismo ‘El Ministerio del tiempo sin Javier y Pablo Olivares y sin todo el equipo creativo que hay detrás? ¿Sería lo mismo ‘La casa de papel’ sin el trabajo de Alex Pina y Esther Martínez Lobato? No olvidemos, que las series no se escriben solas. Creo que ya va siendo hora hablar más de ellos, y darles más voz y reconocimiento porque ellos son el alma de todo.

Actrices

En el caso de las actrices, me sigue sorprendiendo: la consabida ausencia de la tele pública: que este año, con gran nivel en la tele pública, sólo ha podido colar entre la terma de favoritas: a la magnífica Toni Acosta. Pero me sigue extrañando, que Aitana Sánchez-Gijón, inmensísima en ‘Estoy vivo’, no haya sido tenido en cuenta. Ella: ha sido en cierta forman capaz de llenar el hueco que dejó Cristina Plazas en ‘Estoy vivo’ durante gran parte de la temporada. Además, no tenía un personaje fácil: pasa por todo un volcán emocional, y hay que reconocerlo: Aitana ha sido en gran parte la luz de esta temporada. Ella ha estado fantástica tanto en la parte de drama como en lo poco de comedia que hemos podido ver. Es una actriz, que siempre consigue que empatices y te creas su personaje porque con una simple mirada, un simple levantar de cejas, ya está expresando lo que siente su personaje. Y ha sido capaz de mostrarnos, cómo sería nuestra querida Laura, en un ambiente en el que no está acostumbrada a desenvolverse.

Otra actriz, que también me ha sorprendido no ver ni en la terma de candidatas ni en nominaciones, ha sido itziar Ituño, Raquel Murillo o mejor dicho Lisboa en La casa de papel. Ella, a pesar de estar en la ficción española de mayor transcendencia fuera de nuestra fronteras, y de tener un rol importante en la serie, no ha conseguido ninguna nominación. Es posible que afecte su poco tiempo en pantalla, comparado con el screen time de Alba Flores y Úrsula Corberó. Pero me sigue sorprendiendo, que una actriz: capaz de reflejar en su cara: el dolor, la angustia y la felicidad que vive su personaje, no vea reconocido su trabajo. Ella es de las pocas, que consigue que me rompa con ella porque su rostro es capaz de endurecerse cuando se enfada, es capaz de relajarse y reflejar dulzura con sus ojos, o simplemente transmitir con sus ojos: lo rota que está. Es muy fácil conectar con ella y su personaje en cuanto aparece en escena porque sus ojos, su expresión facial y corporal te permiten conocer, sin tan siquiera diálogo, cómo se siente Raquel en cada momento. Sus ojos hablan por ella, Es como si sus ojos, estuvieran dialogando con nosotros. Por eso me extraña, que a pesar de la importancia que su personaje tiene en la trama, no haya conseguida ningún gran reconocimiento a nivel nacional. 

Otra actriz, también muy sobresaliente y con un registro un tanto diferente al que estamos acostumbrados a ver en ella es Maggie Civantos: que ha llegado incluso a transmitirme los nervios internos del personaje, sus nervios y angustia. Su personaje es más oscuro, más gris de lo que fue su maca en Vis a Vis, y un tanto más dramático que en ‘Las chicas del cable’. Es posible, que su interpretación no haya sido tan elogiada debido a que ya estamos acostumbrados a que siempre esté notable y sobresaliente en todo lo que haga o tal vez porque su trabajo no ha sorprendido tanto como el cambio de registro de sus otros dos compañeros o tal vez simplemente porque al emitirse en una tele en abierto parezca que su trabajo es menor que el de otros compañeros o tal vez simplemente yo le doy muchas vueltas a todo.

Actores

El primer actor que me sorprende no encontrar en la lista de premiados, salvo en los Premios MiM Series es Salva Reina. Nunca pensé que llegaría a incluirlo en la lista de los grandes olvidados, pero su inmenso trabajo en ‘Malaka’: donde en cada escena que salía llegabas a entender el huracán de emociones que su personaje vivía, no se ha visto recompensado. Parece que al no ser emitida ‘Malaka’ en ninguna plataforma de pago, o en la tele de cable: el trabajo de sus actores sea menor. Y más, cuando en el caso de Salva Reina ha demostrado que es un brillante actor dramático, capaz de aguantar muy bien el peso de un protagonista y que es uno de los actores más polivalentes que tenemos. Antes sabía que era un actor con una gran vis cómica, pero ahora también sé que es un magnífico y sobresaliente actor dramático. Y no consigo entender como tras su inmenso trabajo tan elogiado por la crítica, luego la propia crítica lo olvida a la hora de hacer reconocimientos.

Otro actor de ‘Malaka’ que me ha sorprendido no ver en ninguna terma de nominados es Vicente Romero. Aunque creo que en su caso pesa el hecho de que él siempre: en cada serie, película en la que aparece está de notable y sobresaliente. Es uno de los actores más camaleónicos que he visto, y un hombre que en cuanto aparece en pantalla emana magnetismo. Pero como dije antes, a veces estamos tan acostumbrados a su excelencia, que nos olvidamos en reconocer ese inmenso talento que tiene, y como se deja el alma en cada trabajo.

Y otra gran ausencia, por lo menos para mí, es Javier Gutiérrez, que en esta tercera temporada ha llevado en gran parte sobre sus hombros el gran peso dramático de la serie. La serie, que ha dado un giro espectacular esta temporada, le ha permitido demostrar porqué mucha gente lo considera el mejor actor español. Javier Gutiérrez no ha regalado esta temporada una de las mejores escenas de este año: un monólogo: maravillosamente escrito y en el que su personaje, con esa voz entrecortada y rota por el dolor, se lamentaba de haber perdido a toda su familia. En ese precioso momento, todos los espectadores de ‘estoy vivo’ nos rompimos con él. Es un placer que una serie como ‘Estoy vivo’ tenga un elenco tan redondo y un equipo de guión tan sobresaliente.

Series

En un año que nuestra ficción española en abierto ha arriesgado un poco más apostando por series un tanto diferentes como son: ‘Malaka’ y ‘señoras del (h)ampa, ninguna de estas dos haya conseguido colarse a nominaciones y premios en España. Sólo en el caso de Toni Acosta, que está magnífica, ha conseguido colarse en la terma de nominadas. Sin embargo, el resto de sus compañeras, al mismo nivel que ella, tampoco han conseguido ningún reconocimiento.

En el caso de ‘Malaka’, me ha parecido una apuesta arriesgada y diferente. Aquí los protagonistas son todos grises, no están diseñados para que te guste su conducta ni su forma de ser, sino que están pensados para mostrarnos y hacernos pensar que todos somos no somos perfectos. Otro punto más, que lleva a la serie a un punto de riesgo: es la forma en que está escrita. Se nota que los capítulos tienen el objetivo de contarnos cómo se llega hasta el desenlace: que vimos en el primer capítulo. Todo, se va cocinando a fuego lento para al clímax del penúltimo capítulo. Y además, sin dejar ningún cabo suelto, algo un tanto complicado en nuestra ficción. Y por último, esa valentía de hacer una ficción local, como fue en su día ‘Fariña’, y no neutralizar el acento. Una pena, que esa valentía por apostar por algo diferente en la tele en abierto no se haya visto reconocido. Y yo no dejo de pensar que tal vez si esta ficción se emitiese en una cadena de pago o en alguna plataforma: tendría más reconocimiento.

En el caso de ‘Señoras del (h)ampa’ su importancia es porque por primera vez en una tele en abierto, y en comedia negra para ser más exactos, el peso principal recae en personajes femeninos, en unas mujeres de distinta edad, y cada una diferente en carácter. Pero que nos recuerdan constantemente lo difícil que es conciliar maternidad, trabajo y lo difícil que es conseguir visibilidad en nuestro trabajo a veces. Además, han conjugado perfectamente comedia con drama. Y ha servido para dar visibilidad a muchos problemas de hoy en día como: la precariedad salarial que vivimos todos hoy en día, los problemas de la maternidad.

Y por último ‘Estoy vivo’, otra ficción: una de las ficciones que más moldes está rompiendo ultimamente. Siempre se ha dicho que una ficción no debería matar a ningún personaje principal sino perderá seguimiento. También se dice mucho que en caso de matar a un personaje principal lo haga al final de temporada para evitar la debacle en esa temporada o tener un golpe de efecto de cara a la próxima. Pues ‘Estoy vivo’ rompió todos esos moldes en esta tercera temporada: no sólo mataron a un personaje sino que mataron a 3 y lo hizo en el primer capítulo. Todo un mazazo para sus fieles. Pero ese inicio tan demoledor, nos permitió disfrutar de una de las temporadas más frenéticas de la ficción, y de la más atrevidas y valientes no sólo de la ficción en abierto sino también de la ficción en cable y plataformas. Y todo ello sin perder la esencia: unos guiones y unas tramas que profundizaban en los lazos entre los personajes, que se iban haciendo más complejas capítulo a capítulo en aras de mantener la tensión. Es por ello que sorprende la ausencia de reconocimientos para una serie que tiene uno de los mejores equipos de guión y que siempre consiguen sorprender al espectador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here