Análisis Noticias Series Uncategorized

‘The good fight’, la serie que nunca defrauda

Y en esta tercera temporada la serie vuelve a dar un paso mayor y nos vuelve a invitar a reflexionar sobre qué a veces no hay ninguna  "buena"solución posible y cualquier decisión que tomemos al respecto nos va a llevar a condenarnos a nosotros mismos

Esta semana ‘The good fight’ regresó con su tercera temporada y lo hace más fuerte y más valiente que nunca, y con unos personajes femeninos que no dejan de evolucionar.

1539974360_566755_1539974636_noticia_normal.jpg

‘The good fight’ nació como el spin off de otra enorme serie de CBS, ‘The good woman’, y seguía las pericipecias de la genialísima Diane Lockhart y Lucca Quin.

Si en la primera temporada, toda la trama giraba en torno a la necesidad de Maia de tomar las riendas de su vida y romper las ataduras que la ligaban a su padre, responsable de que casi acabe con sus huesos en la cárcel.

Y en la segunda, el hilo conductor era las críticas, con una fina ironía y mucha elegancia, hacia el propio sistema y mentalidad americana, que nos dejó una de las mejores reflexiones acerca de la justicia: que a veces hay que saltarse una ley injusta para evitar un mal mayor.

the_good_fight_vs_the_good_wife_4630_1200x630.jpg

Y en esta tercera temporada la serie vuelve a dar un paso mayor y nos vuelve a invitar a reflexionar sobre qué a veces no hay ninguna  “buena”solución posible y cualquier decisión que tomemos al respecto nos va a llevar a condenarnos a nosotros mismos. A veces no hay una decisión buena sino que sólo hay una decisión menos mala porque hagas lo que hagas en cualquiera de los dos casos: o pierdes  tu honradez o pierdes la buena reputación que te has labrado. 

Y otro de los puntos en los que ‘The good fight’ se ha convertido en una pionera es a la hora de abordar el empoderamiento femenino. Mientras en otras series, las tramas de las mujeres van unidas inevitablemente a la vida amorosa, en ‘The good fight’, su vida amorosa existe pero sólo es una de las puntas del iceberg de sus vidas. Aquí las mujeres, que abarcan todos los ámbitos sociales, demográficos, tienen ambiciones, desean superarse, son fuertes, bravas y valientes y son las que en la mayoría de los casos tienen la última palabra, como vemos en el primer episodio de esta temporada, o las que piensan con mayor raciocinio.

f21291d75cc03ee0-tgf-thm-16.jpg

El hecho de que haya unos personajes femeninos tan llenos de matices y tan diferentes unos de otros, no supone que los personajes masculinos queden en un segundo plano. Su narrativa también es diversa y en ocasiones llega a provocar conflictos entre ellos como los que vivimos la temporada pasada entre Adrian Boseman y el investigador que trabaja para él o en esta temporada en que la figura de Julius Cain puede cobrar fuerza.

Lo bueno de ‘The good fight’ es que no hay dos personajes iguales, cada uno tiene sus motivaciones, sus aspectos positivos y sus defectos. Y todos ellos nos muestran la cara oculta de la justicia y sistema americano. Y es que ante todo, ‘The good fight’ es una serie incómoda: que siempre nos invita a reflexionar sobre si a veces la misma justicia es en sí misma injusta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s